Acceso para clientes

   

La babesiosis canina: ¡ya no es exótica!

Por MV Javier Mas, MV Gabriela Pérez Tort y MV Gabriela Sigal

Se presentó a nuestra clínica un canino ovejero alemán, "Fito" de 7 años de edad con un cuadro de decaimiento general de 24 horas de curso. El paciente no había presentado vómitos ni diarrea. A la revisación clínica el paciente se encontraba completamente asténico, con sensorio muy deprimido. Su temperatura rectal era de 39,2 ºC y la materia fecal era seca. Presentaba congestión de las mucosas oculares, sin otras anormalidades en el examen objetivo general. Se extrajo una muestra de orina por sondaje. Los resultados fueron los siguientes: densidad 1050, pH 6, proteínas +++, bilirrubina +++. Se envió el sedimento al laboratorio y se decidió sacar sangre para hemograma, CUS, creatininemia y ALTs. Al realizar la tricotomía se observaron lesiones granulomatosas pequeñas. Al interrogar al dueño sobre la presencia de garrapatas, éste refirió que el animal había sido tratado la semana anterior por una alta infestación con garrapatas inmaduras con un producto tópico. Se procedió entonces a realizar un frotis de sangre obtenida por punción de la cara interna del pabellón auricular.

¿Cuándo pensar en Babesiosis?

Principalmente si el animal tiene o tuvo garrapatas. Muchas veces no hay otro dato de la reseña que sea orientador. Cuadros febriles con o sin anemia pueden ser sugestivos de esta enfermedad.

¿Qué es la Babesiosis?

La babesiosis es una enfermedad parasitaria de animales domésticos, causada por un hematozoario de ciclo indirecto: Babesia spp, y transmitida por garrapatas.

La babesiosis en el perro es causada por Babesia canis. Estudios recientes han demostrado que existen tres genotipos en todo el mundo, Babesia canis canis, Babesia canis vogeli y Babesia canis rossi (Lahler). De éstas, la que transmite Rhipicephalus sanguineus es la subespecie vogeli.

La Babesia canis se observa como trofozoítos piriformes en glóbulos rojos, siendo observados también en macrófagos y células endoteliales de pulmón e hígado.

Ciclo biológico

Los hospedadores definitivos son varias especies de garrapatas, en nuestro medio se trata de Rhipicephalus sanguineus.

En estas garrapatas, los merozoítos de Babesia colonizan el intestino y luego las glándulas salivales y el ovario, produciéndose de tal modo la invasión de la progenie, conocida como transmisión transovárica. De esta forma, las larvas que nacen de huevos infectados tendrán esporozoítos en sus glándulas salivales.

El hospedador intermedio es el canino donde las babesias se reproducen en forma asexual. Al ser éste picado por garrapatas infectadas comienza con una parasitemia transitoria que dura aproximadamente cuatro días. Luego se presenta una parasitemia más intensa alrededor del 15º día.

El microorganismo se replica a nivel endocelular en los eritrocitos, y puede localizarse también en macrófagos y células endoteliales de pulmón e hígado.

Vista al microscopio óptico de Babesia canis

Hallazgos clínicos

Algunos de estos signos suelen estar presentes:

  • Hipertermia

  • Postración

  • Bilirrubinuria

  • Hemoglobinuria

  • Anemia

El diagnóstico diferencial más frecuente en el Gran Buenos Aires, y más si se trata de un paciente adulto, es la Leptospirosis.

Existen pacientes con Babesiosis y Proteinuria, por lo tanto estaría siempre indicado realizar un frotis en un perro sospechoso o bien que haya tenido o tenga garrapatas.

También puede observarse hepatoesplenomegalia que se debe a la congestión pasiva e hiperplasia del sistema fagocítico mononuclear.

Valoración del enfermo

El paciente puede encontrarse en estado grave, que requerirá un tratamiento de sostén agresivo y urgente. El mismo deberá instaurarse antes de llegar al diagnóstico de certeza.

Estos pacientes evidencian un hematocrito bajo, palidez de las mucosas con o sin ictericia. En algunos casos pueden presentarse petequias por comienzo de una CID). Los pacientes premortem suelen tener insuficiencia respiratoria (mucosas porcelana y fumando en pipa).

Los enfermos moderados suelen presentar síndrome febril y alteraciones urinarias (bilirrubinuria, proteinuria y hemoglobinuria).

También la babesiosis puede presentarse en forma leve con anemia ligera y decaimiento, eludiendo de este modo al clínico.

Diagnóstico de certeza

El diagnóstico se efectúa al observar trofozoítos basófilos piriformes que miden 2.4 µm x 5 µm en el interior de los hematíes en los frotis sanguíneos.

Deberán realizarse extendidos de sangre capilar debido a que el acantonamiento de los eritrocitos es mayor en estos vasos. Un frotis de sangre periférica obtenida por punción de la vena cefálica antebraquial, de la safena externa, etc. con resultado negativo, no descarta esta patología. Por este motivo deberá obtenerse la muestra por punción de la cara interna del pabellón auricular, para lo cual debemos higienizar y luego desinfectar la zona de punción, teniendo cuidado que no queden restos de alcohol o antiséptico. Colocar una pequeña gota de sangre en unos de los extremos del portaobjetos y con otro, realizar un extendido fino. No colocar el porta en la heladera, con solo secarlo al aire es suficiente.

En sangre periférica acompañando la anemia regenerativa se observa anisocitosis, poiquilocitosis, policromasia y glóbulos rojos nucleados. Otros hallazgos comunes en esta enfermedad son la hiperbilirrubinemia, trombocitopenia, bilirrubinuria, hemoglobinuria.

Volviendo a Fito:

El hemograma mostró un hematocrito de 53%, GR: 7.400.000 mm3, Hemoglobina 19 mg/dl, GB: 8250 mm3, Ns: 79%, Nb: 1%, L: 10%, Eo: 1%, Ba: 0 y Mo: 9%, CUS: 23,61 , Creatinina: 1,27 , ALT: 23 y Prot. Tot: 8,9. El sedimento urinario arrojó: Espermatozoides abundantes, glóbulos rojos moderada cantidad, glóbulos blancos moderada cantidad, cilindros granulosos finos abundantes, cristales de bilirrubina escasos. El frotis de sangre capilar fue positivo a Babesia.

Tratamiento etiológico

Se realiza mediante la aplicación de Dipropionato de Imidocarb por vía intramuscular. Esta droga interfiere con el metabolismo de los ácidos nucleicos y tiene un bajo metabolismo por lo que su acción persiste por varias semanas, el margen terapéutico es escaso, su principal efecto tóxico es la necrosis hepática y ocasionalmente necrosis tubular renal.

El específico en nuestro medio es el Imizol para bovinos, con una dosis para el canino de 6 mg/Kg. La aplicación debe ser intramuscular, la administración endovenosa disminuye el margen terapéutico, por lo tanto hay que evitar esta vía. Este medicamento presenta efectos colaterales muscarínicos con salivación, vómitos, diarrea y taquicardia, etc.. Es adecuado utilizar atropina y mantener al paciente hospitalizado por 24 horas (ver tratamiento de sostén).

Se puede repetir el tratamiento a los 15 días si el paciente no se ha negativizado.

No debemos olvidar que los organofosforados poseen también efectos muscarínicos, por lo que la administración de estas drogas en forma conjunta potencia los efectos tóxicos y es por tanto desaconsejable.

Tratamiento sostén

Este tratamiento es crucial en el enfermo grave, que requerirá glucocorticoides, transfusión de sangre fresca y heparina (en caso de CID).

En anemias muy severas será conveniente utilizar concentrado globular.

En caso que el animal manifieste los efectos adversos al imidocarbo, se aconseja administrar atropina vía subcutánea.

Si se presenta diarrea severa deberá instaurarse fluidoterapia, básicamente con solución de ClNa o Ringer Lactato EV

Tratamiento sintomático

En caso de hipertermia se podrá utilizar dipirona 15 a 20 mg/Kg para dar bienestar al enfermo

¿Y Fito?

Lo valoramos como un enfermo moderado.

Permaneció internado por 24 horas, se realizó el tratamiento con imidocarbo, y atropina, tuvo náuseas durante 12 horas pero antes de retirarse comió y bebió normalmente, a los quince días se realizó nuevamente el tratamiento y su evolución fue favorable, los frotis fueron negativos, el análisis de orina normal, evidenciándose así la curación completa. Se prescribió a su familia el uso de fipronil mensual tópico y la desinfección de la vivienda y paredes aledañas con amitraz y piretroides para controlar las garrapatas.

La babesiosis ya no es exótica, ¡¡estemos atentos!!


Laboratorio Veterinario Diagnotest

Chanas 1185 - Haedo - Prov. de Buenos Aires, Argentina
Teléfono: (54-11) 4443-3090

Hospital Veterinario Virreyes

Acceso Norte 2502 - Virreyes - Prov. de Buenos Aires, Argentina
Teléfono: (54-11) 4746-2549 / 4745-8612

Laboratorio

Chanas 1185, Haedo Norte
Buenos Aires, Argentina

Horarios

Lunes a Sábados de 8:30 a 20:00 hs.

Tels/fax

4443-3090 / 4115-1955 / 4115-1913 / 4878-1996 / 4878-1997 / Nextel: 554*2264

Correo electrónico

Envíenos un mensaje

Urgencias Domingos y Feriados

Retiros: de 10:00 a 13:00 hs.

Tel (contestador automático)

4443-3090 / 4115-1955 / 4115-1913 / 4878-1996 / 4878-1997

Horario del Laboratorio de Urgencias

13:30 a 16:30 hs.

Consultar listado de Prácticas de Urgencia

Copyright © 2003-2014 Laboratorio Diagnotest

Desarrollado por FMSI Sistemas de Informática